• HAYEDO DE TEJERA NEGRA (Guadalajara) en MTB, un paraíso natural.

    HAYEDO DE TEJERA NEGRA (Guadalajara) en MTB, un paraíso natural.

    Este tesoro natural se localiza en la parte noroccidental de la provincia de Guadalajara (España), hasta hace poco tiempo ha tenido la fama de forma errónea de ser el hayedo más meridional de Europa, pero realmente el hayedo situado más al sur es el de Montejo (Madrid). Igualmente, ambos bosques son primos hermanos puesto que están situados muy próximos el uno del otro (quizás hace mucho tiempo formasen parte del mismo bosque).

    - Haz clic en este enlace y podrás acceder a toda la información turística del sitio.
    - Si accedes a este enlace verás: las rutas dibujadas sobre los planos del Mapa Topográfico Nacional 1:25.000, el teléfono de reservas, tasas de parking, etc.

    La ruta que se muestra en esta entrada amplía en mas de 24 kilómetros la ruta cicloturista del Hayedo. Esta ruta que nosotros realizamos, tiene como punto de inicio en el centro de interpretación del parque natural, que tras avanzar unos cientos de metros -justo cuando se pasa tras una antigua construcción de pizarra con un corral-, se gira inmediatamente en el primer camino a la derecha (no se sigue por la carretera que lleva al parking). Este camino nos llevará hasta el límite norte de la provincia de Guadalajara con Segovia. Tras aproximadamente unos 22 km de ruta, se toma una senda que bajará hasta el río Lillas (aparcamiento del Hayedo). Desde aquí, ya es fácil conectar con la ruta cicloturista (descargada del enlace arriba descrito), se sube por el camino de acceso al parking para finalmente enlazar con esta ruta de bicicleta del parque natural.

    El ciclismo de montaña (BTT o MTB), es uno de mis hobbies por varios motivos: estás en contacto directo con la naturaleza, la autosuperación y el probarte a ti mismo (tanto física como emocionalmente), la capacidad de sufrimiento, y como no, la descarga de adrenalina y la sensación de velocidad en las bajadas. Con los años, ha ido in crescendo el nivel de exigencia profesional y el aumento de carga de trabajo; para hacer frente a esto y poder mantener un equilibro laboral y emocional, veo indispensable el poder realizar un deporte al aire libre, donde poder evadirte y disfrutar del mismo. Es básico a día de hoy tener una válvula de escape, donde poder quemar toda la energía negativa acumulada por temas laborales u otros problemas, y así seguir dando lo mejor de ti como profesional y como no, donde más importa, con tu familia. Puedo garantizar, que la espectacular belleza del Hayedo de Tejera Negra y el poder recorrerlo por mis propios medios, me aportó tantas cosas buenas y satisfactorias, que no sería capaz de transcribirlo en este blog.

    A día de hoy, existe un gran número de dispositivos móviles y relojes especializados en actividades deportivas -equipados ambos con sistemas de navegación (GNSS)-, que almacenan en sus memorias aplicaciones dotadas de un fuerte componente de geolocalización y posicionamiento,que permiten grabar y almacenar tracks (rutas) definidos por sus vértices (cada uno de estos nodos se describen por terna de coordenadas tridimensionales). Es innegable la relación entre nuestra profesión y los deportes al aire libre monitorizados. Disfruto como un niño, subiendo mi “track” al servidor de este tipo de servicios deportivos, para rápidamente analizar: mis tiempos, el desnivel acumulado, la altitud máxima y mínima, la velocidad media… pero por supuesto estoy deseoso de ver mi trazado sobre una ortofotografía satelital o un mapa, donde se superponen las curvas de nivel. Como profesional del ramo, valoro enormemente este proceso ejecutado en pocos segundos, puesto que soy consciente del gran trabajo que antes conllevaba el hecho de realizar un trabajo de similares características con antiguos métodos de topografía, cartografía, fotogrametría y geodesia -geotecnologías-, donde no se tardaría menos de una semana en hacerlo (por un grupo de varios profesionales).

    Reflexión: Ante los avances tecnológicos expuestos en este último párrafo, bajo mi humilde punto de vista sólo existe un camino, seguir formándonos como profesionales, estar actualizados y aplicar este nuevo “Know How” a nuestros proyectos. Estos avances cada vez más complejos, hacen que el cliente entienda de una forma más sencilla lo que intentamos plasmar en los trabajos que nos encargan